5 decisiones tecnológicas que los CEO necesitan tomar en 2019


Por: Ralph Haupter, presidente de Microsoft Asia. Este texto fue publicado en LinkedIn.

Mientras iniciamos 2019, estoy seguro que hay mucho por lo que podemos sentir optimismo. Nuevas y revolucionarias tecnologías impulsan la Cuarta Revolución Industrial e impactan de manear positiva la manera en que trabajamos, vivimos, conectamos y jugamos.

Es emocionante ver que tecnologías como la Inteligencia Artificial (IA), Realidad Combinada (MR, por sus siglas en inglés) y el Internet de las Cosas (IoT) se vuelven motores clave para la transformación digital y generan un impacto positivo y duradero en nuestra sociedad y el medio ambiente. Por ejemplo, en Australia, el Departamento de Industria y Recursos Primarios para el Gobierno del Territorio del Norte utiliza IA e IoT para identificar y analizar cientos de preciadas especies de peces en uno de los puertos más grandes de Australia. Esta masiva tarea asegurará que los recursos pesqueros sean gestionados de manera sustentable, protegidos y desarrollados para futuras generaciones.

En Australia, la IA ahora automatiza el laborioso proceso de contar la reserva local de peces (den clic aquí para leer más).

Aunque existen buenas razones para estar optimistas a nivel general acerca de los prospectos económicos y sociales para 2019, algunos líderes de negocios me han compartido que ven algunos retos significativos en el camino.

En particular, muchas industrias han comenzado a experimentar una disrupción, en ocasiones incluso han comenzado a revolucionarse, por la adopción de tecnologías y procesos digitales, que en ocasiones traen consigo a nuevos y más agiles competidores a su industria.

¿Cómo deben responder los participantes establecidos de la industria a este tipo de retos disruptivos?

A finales de 2018, Satya Nadella, CEO de Microsoft, introdujo el concepto de “tech intensity” (algo que podría traducirse como intensidad tecnológica), donde las organizaciones pueden embarcarse en jornadas aceleradas de transformación digital al adoptar tecnologías mucho más rápido que antes y enfocarse en construir sus propias capacidades digitales.

En 2019, para ayudar a las organizaciones a adoptar e impulsar la “intensidad tecnológica”, a continuación les comparto cinco decisiones tecnológicas que los CEO en Asia deberían tomar conforme entramos a este nuevo año:

  1. Modernizar su estrategia de datos: Si comparamos una organización digital con el cuerpo humano, entonces los datos son la sangre que brinda alimento y permite el crecimiento.

En las grandes organizaciones de Asia-Pacífico, el reto no es por lo general acerca de la disponibilidad de los datos, sino por el gran esfuerzo que se requiere para gestionar el casi incontrolable crecimiento del espacio que necesitan los datos en la organización. Por ejemplo, los bancos hoy en día necesitan dar seguimiento y analizar tremendas cantidades de datos no estructurados que vienen de nuevos canales como dispositivos conectados, nuevos puntos de contacto de cliente y flujos de datos de terceros. También necesitan factorizar recursos adicionales para hacer frente a la creciente cantidad de requerimientos regulatorios y de cumplimiento de normas.

Los CEO necesitan dar prioridad a la redefinición de toda la estrategia de datos de su organización, desde crear una plataforma segura para gestionar y aprovechar datos a crear una cultura corporativa donde la fuerza de trabajo adopte los datos en su trabajo diario. Es sólo con una sólida estrategia de datos que las organizaciones pueden en verdad optimizar las nuevas tecnologías de transformación digital, como la Inteligencia Artificial.

  1. Acelerar la completa adopción de la nube: Hubo un tiempo, no hace mucho, en el que los CEO me preguntaban: “¿Deberíamos mover nuestros datos a la nube”. Ahora, cada vez más, pregunta: “¿Podemos permitirnos no hacerlo?” La cuestión no sólo tiene que ver con economía (aunque, para muchos clientes, el ROI de moverse a la nube es cada vez más apremiante). Ellos también consideran los riesgos de mantener su propia infraestructura de seguridad en sitio de centro de datos, que incluye hardware, software, seguridad física y operativa, contratar expertos de seguridad en TI y cumplir con estándares y certificaciones legales y de la industria. Muchos grandes clientes ahora optan por una estrategia de nube híbrida que combina tanto una nube pública como una privada al permitir a los datos y aplicaciones ser compartidos entre ellos. Este enfoque da a los negocios la capacidad de escalar de manera fluida su infraestructura en sitio a través de la nube pública cuando lo requieran, sin tener que dar acceso a los centros de datos de terceros a todos sus datos.
  2. El mejoramiento de habilidades de la fuerza laboral es una nueva prioridad de los CEO: Muchos de los CEO con los que converso están emocionados acerca del potencial que tiene la IA para incrementar la productividad, reducir costos y acelerar la innovación. Por ejemplo Airdoc, una startup de rápido crecimiento en China, utiliza IA para ayudar a detectar problemas médicos al examinar los ojos de los pacientes en menos de un segundo. Su potencial para transformar la atención a los pacientes no tiene límite. Pero, ¿Las organizaciones de atención médica deberían ser capaces de integrar de manera fluida la solución IA de Airdoc en el flujo de trabajo de los profesionales de la atención médica si estos no cuentan con el entrenamiento necesario para utilizarla?

Los CEO necesitan enfocarse cada vez más en mejorar las habilidades de su fuerza de trabajo en su jornada de transformación digital para asegurar que su gente y sus procesos están alineados para optimizar la nueva tecnología. Sin esto, es probable que los proyectos de IA fallen debido a la falta de experiencia digital para utilizar las tecnologías y a la ausencia de habilidades con datos que puedan derivar en información de valor accionable.

  1. Cultivar una nueva filosofía digital: De acuerdo con Peter Drucker, la cultura come tecnología para el desayuno. Ninguna cantidad de aplicación de nuevas tecnologías ofrecerá a una organización una verdadera transformación digital a menos que venga acompañada por su correspondiente cambio en la cultura; uno que adopte una mentalidad abierta y favorezca la experimentación, el aprendizaje y el crecimiento. En Microsoft, sentamos esta base hace alrededor de cuatro años cuando arrancamos nuestra propia transformación, enfocados en crear una cultura de ‘aprender todo’, en lugar de una de ‘saberlo todo’. Este cambio en la filosofía nos permitió, por ejemplo, adoptar una importante transformación de nuestro modelo de negocio.

(Pueden conocer más sobre cómo Microsoft se ha transformado de manera exitosa en esta historia de Forbes)

  1. La confianza define a la nueva organización digital: Cuando se trata de confianza del cliente, se dice que en ocasiones “es ganada a cuenta gotas y perdida en cubos”. La confianza en su organización puede tomar años en construirse y puede ser destruida en un instante. Este espíritu resuena con particular profundidad en el mundo digital de la actualidad, donde las organizaciones enfrentan enormes cantidades de ataques cibernéticos, así como cambiantes expectativas regulatorias y éticas cuando se trata de transacciones en línea y manejar datos de clientes.

Por último, la responsabilidad para la creación y mantenimiento de la confianza del cliente se encuentra situada justo con el CEO, que necesita asegurar que todos los elementos de la confianza, incluidos seguridad, privacidad, confiabilidad, transparencia, cumplimiento de normas y ética, estén integrados desde cero en las iniciativas de transformación digital.

Cada vez más, los CEO también necesitan examinar si su ecosistema de socios reconoce y comparte los mismos principios de confianza de su propia organización. En específico, si los socios tecnológicos a los que confían los datos de sus clientes tienen el mismo conjunto de valores, principios y políticas que ellos, cuando se trata del uso de esos datos.

En resumen, creo que 2019 es el año de una hiper transformación digital, donde muchos líderes de negocios comenzarán a dar saltos cuánticos en respuesta a una nueva economía digital. Para hacerlo, los CEO necesitan impregnar sus organizaciones con “intensidad tecnológica” al enfocarse en las cinco decisiones tecnológicas que destaqué en este texto.

Skip to main content