Crear un futuro sustentable con energía renovable


Por:  Brian Janous, gerente general de energía y sustentabilidad en Microsoft.

Iniciamos en forma nuestra jornada de energía renovable con nuestro primer acuerdo de adquisición de energía en 2013, la granja eólica Keechi, un proyecto de 110 MW en un apacible y rural condado en la parte oeste de Dallas. En ese entonces la energía eólica ya era una fuerza creciente en Texas, con 12,000 MW en línea en 2013.

En los últimos cinco años, Texas casi ha duplicado esa generación, con un crecimiento a 22 mil MW de capacidad de generación de viento, impulsada no en menor medida por la demanda corporativa proveniente de empresas como Microsoft. Nosotros también hemos crecido de 110 MW en 2013, ahora contamos con un portafolio global de más de 1.2 giga watts de energía renovable, y más de la mitad de esta viene del viento.

Durante la American Wind Week, se celebró el progreso conseguido a través de la nación en los últimos años. Esta es una historia ganar-ganar, ya que los nuevos proyectos eólicos generan energía limpia y nuevos trabajos, además de crecimiento económico en comunidades de costa a costa, y en cualquier estado en el medio, todo mientras se disminuye la huella de carbono de los Estados Unidos. Pero aún hay mucho por hacer. Mientras algunos pronósticos indican que la energía renovable podría dar impulso al 80% de los Estados Unidos para 2050, hoy en día sólo 17% de las necesidades energéticas de los Estados Unidos se satisfacen a través de recursos renovables.

¿Cómo cerramos la brecha entre el potencial y la producción? Esta es una pregunta en la que nos hemos enfocado cada vez más conforme nuestro portafolio ha crecido. Microsoft es un gran consumidor de energía, un resultado de nuestro creciente negocio de nube y del mundo cada vez más conectado y digitalizado que se apoya en ella. Como resultado, hemos establecido compromisos corporativos para incrementar el porcentaje de energía renovable que impulsa esas operaciones. Vamos por buen camino para alcanzar nuestro objetivo de 60 por ciento para la meta de 2020.

Este progreso es importante, pero insuficiente. Aunque nosotros y otras grandes compañías tecnológicas marchamos hacia objetivos de 100 por ciento, nuestras cargas de energía aún son sólo menos del uno por ciento del consumo total de energía en el mundo.

Esto significa que necesitamos hacer más que solo comprar energía renovable para ir del potencial a la producción. Es por eso que nuestra meta es más grande que transformar nuestras operaciones. Estamos enfocados en cómo podemos ayudar a transformar los mercados energéticos y hacer verdes las redes de energía. Esto significa que importa dónde compramos. Nuestro primer acuerdo fue en Texas, un floreciente mercado eólico. Desde entonces, hemos expandido las adquisiciones tanto solares como eólicas en mercados menos probables, como Irlanda y Virginia. Tenemos operaciones ahí, lo que nos garantiza un lugar en el debate y una participación en volver verde el mercado futuro. Esto también significa que importa cómo compramos. Por último, esto significa que nos importa de manera importante la transformación energética más allá de la adquisición. Utilizamos nuestra investigación y desarrollo, tecnología y operaciones para probar nuevas soluciones, como baterías integradas de almacenamiento energético en turbinas eólicas, baterías integradas a la red energética y software y redes energéticas autónomas habilitadas para IA para servicios que sirven a más cargas renovables.

Esta estrategia regionalizada, enfocada en abrir el acceso a mercados y habilitar una transformación de las redes energéticas, es donde reside el futuro, para nuestro negocio, nuestra sustentabilidad y la economía. De acuerdo con la Oficina de Estadísticas Laborales, los técnicos de turbinas eólicas y los instaladores de paneles solares son los trabajos con crecimiento más rápido en 2017. Hay cerca de 105 mil estadounidenses que laboran en energía eólica, y conforme el viento se vuelve una fuente de energía más ubicua, se espera que crezca más allá de su actual indicador de suministro en un 6% de la electricidad de Estados Unidos. Los beneficios de aire limpio y los trabajaos en esta industria hacen de la energía eólica una industria de 8 mil millones de dólares, y se mantendrá en crecimiento. Desde 2009, se ha presentado una reducción de 65% en el costo de energía eólica, lo que brinda a los negocios incentivos financieros adicionales para invertir en energía eólica y establecer el crecimiento de la industria.

Estamos emocionados por el futuro de la energía eólica en los Estados Unidos y en el mundo. Conozcan más acerca de nuestra jornada de cinco años en Illinois, Kansas, Wyoming, Irlanda y Países Bajos, y estén al pendiente de actualizaciones sobre hacia dónde nos lleva el viento en el Blog Green.

Comments (0)

Skip to main content