El espacio de trabajo del futuro


Una renovación mayor de los cuarteles generales de Microsoft, junto con proyectos de modernización del espacio de trabajo alrededor del mundo, ayudará a los empleados a colaborar y crear

Por: Natalie Singer-Velush

Una plaza comunitaria donde los empleados se puedan reunir, aprender y jugar. Zonas libres de autos y un puente que atraviesa todo el campus sólo para peatones y ciclistas. Edificios inteligentes con uso optimizado de energía; espacios para despertar la creatividad con los compañeros de equipo; árboles, senderos, y circulación al alcance de la mano.

Se viene un redesarrollo importante para el cuartel general de Microsoft en Redmond, uno que impulsará aún más la visión moderna del lugar de trabajo que ya ha comenzado, en años recientes, a tomar impulso a través del campus y del mundo.

El proyecto, que tendrá diferentes fases y estará alimentado por la tecnología, impulsará la colaboración de los empleados y las conexiones con la comunidad, agregará 18 nuevos edificios, actualizará los espacios de trabajo existentes y mejorará la sustentabilidad.

“Vamos a construir el tipo de espacio que requerimos para el futuro. Es una construcción para los empleados que están aquí ahora y para los chicos de octavo grado que estarán aquí algún día”, comentó Michael Ford, Gerente General de Instalaciones y Propiedades Globales. “En el pasado, los empleados tenían que adaptarse al espacio. Ahora, el espacio se adapta al empleado”.

La plataforma de lanzamiento para la modernización, que agregará 2.5 millones de pies cuadrados de nuevos espacios de oficinas a los cuarteles generales de 500 acres de extensión, es el conjunto de edificios en el corazón del campus original de Microsoft. Icónicos a su manera, los edificios en forma de X de la década de los ochenta fueron diseñados para ofrecer a los empleados una gran cantidad de luz natural y oficinas casi idénticas. Hoy, sin embargo, los edificios de techos bajos y con una gran cantidad de pasillos, pueden sentirse como una serie de laberintos, donde es muy fácil andar en círculos.

Pero conforme se han transformado los enfoques y la cultura, también lo ha hecho el pensamiento sobre cómo queremos trabajar, crear y conectar. La concentración y la privacidad pueden ser encontradas en una cabina de teléfono a prueba de ruido o en un cuarto retapizado; la inspiración (y de acuerdo con investigaciones, la salud de los empleados) se eleva en un atrio lleno de luz, cómodos sofás brindan un espacio de bienvenida para las grandes ideas de los equipos. Conversaciones espontáneas, impulsadas por los “vecindarios” de trabajo comunal, pueden llevar a la innovación; una mejor productividad, y un desarrollo más rápido y ágil.

Estos son los tipos de espacios que definirán la modernización del cuartel general de Microsoft e infundirán otras inversiones de edificios y de campus para Irlanda, India, Israel, Silicon Valley, Brasil y en otros lugares. Los diseñadores comentan que estos son los tipos de transformación que unirán el lugar donde estamos con el lugar al que vamos.

Transformar la manera en la que trabajamos

La renovación de los cuarteles generales está planeada para comenzar a finales de 2018 y tomará de cinco a siete años para completarse. Una vez que los viejos edificios sean derribados y se agreguen los nuevos, la presencia de Microsoft en el área de Seattle irá de 125 edificios en la actualidad, a 131. El proyecto conectará de manera más fluida ambas mitades del campus, divido por la Ruta Estatal 520, a través de un puente sólo para peatones y bicicletas que unirá a Microsoft, la estación de tránsito Redmond Technology donde se espera que el tren ligero arribe en seis años, y la cercana estación de tren regional. La caminata del centro de un costado del campus al centro del otro tomará alrededor de 7 minutos después de la renovación, comparado con los 22 minutos que toma en la actualidad.

“Vamos a construir el tipo de espacio que requerimos para el futuro… para los empleados que están aquí ahora y para los chicos de octavo grado que estarán aquí algún día.”

El diseño accesible e innovador – alimentado por años de investigación, comentarios, y pruebas alrededor de las necesidades y estilos de trabajo de los empleados, así como por las profundas raíces de Microsoft dentro de la comunidad – dará forma a los espacios interiores, exteriores y subterráneos del proyecto.

“Vamos a tomar lo que ya hemos comenzado – espacios inteligentes de trabajo, sistemas sustentables – y lo vamos a mover al siguiente nivel”, comentó Ford. “Vamos a mejorar aún más la experiencia de empleado al utilizar tecnologías, impulsadas por la Nube de Microsoft, a través de todo el espacio de trabajo”.

Por ejemplo, mencionó Ford, una aplicación móvil que abarca todo el campus facilitará que los empelados agenden los suburbanos Connector o los transportes del campus, ordenar el almuerzo, o revisar su cafetería favorita para ver qué tan llena está.

Mientras que cada aspecto de la actualización del campus de Microsoft será infundido con tecnología, Bill Lee, director de Construcciones, Planeación y Desarrollo, no piensa en él como diseñar para la tecnología sino diseñar para la humanidad.

“La gente cada vez está más conectada a nivel tecnológico: si ustedes dejan su teléfono en casa, se regresan por él; si dejan su billetera, siguen su camino. La tecnología es parte de nosotros, y diseñamos para la humanidad porque la tecnología ya es parte de la humanidad”.

Al conectar a los empleados y ayudarles a colaborar, los espacios de trabajos modernizados harán más sencilla la resolución de problemas. Alguna de esta transformación ya ha comenzado con proyectos recientes en Redmond y más allá.

En el Edificio 83, recién inaugurado en los cuarteles generales de la compañía, paredes de ventanas y un elevado atrio central bañado en luz natural recibe a los empleados. Una escalera amplia y espaciosa se eleva a través de los cuatro abiertos pisos, “el punto óptimo” para la altura del edificio, mencionó Ford. El ambiente es placentero pero también lleno de propósito: investigaciones muestran que los empleados que tienen más exposición a la luz natural en el trabajo y a vistas a la naturaleza, toman menos días por enfermedad y se sienten más sanos.

Temas similares abarcan otros espacios de trabajo modernos. En la nueva oficina de Múnich, en Alemania, los diseñadores crearon cuatro zonas multiusos (Think; Share and Discuss; Converse; Accomplish) para impulsar a los empleados a trabajar donde quieran mientras mantienen una base central donde los equipos pueden encontrarse de manera sencilla. Cada zona varía desde baja tecnología a tecnologías colaborativas y mapas para cada tipo de trabajo específico, para replicar y apoyar la manera en la que los proyectos fluyen y progresan desde principio a fin.

Y dentro de los edificios en Suzhou, China, donde los empleados están enfocados en investigación y desarrollo, los diseñadores hicieron más fácil la colaboración con papel tapiz tipo pizarra blanca y espacios compartidos con paredes móviles y ayudan a los empleados a recargar energía con salas de yoga e interiores traslúcidos inspirados en la naturaleza y con mucho color.

“Tomamos lo que ya habíamos comenzado… y lo vamos a mover al siguiente nivel.”

Un campus, no un conjunto de edificios

Parte de lo que transformará el campus de Microsoft en Redmond no es lo que verán, sino lo que no verán: túneles para servicios de transporte, cocheras de estacionamiento inteligente que dirigen a los conductores hacia un espacio disponible, y áreas de entrega apartadas han sido diseñadas con los vehículos automatizados del futuro cercano en mente. El espacio en el subsuelo podrá convertirse de manera sencilla para otros usuarios, así como laboratorios para cultivo de alimentos y estantes de servidores en la nube, que podrían enviar calor de regreso hacia el programa de cultivo de alimentos, para crear economías circulares.

Las áreas de servicio, el flujo de transporte, y los senderos, fueron concebidos con un mantra clave en mente: en un espacio urbano ideal, comentó Lee, los peatones no deberían competir con los autos.

“Este va a ser un campus inteligente en extremo, no por los dispositivos, sino por la infraestructura”, mencionó Lee. “Para tener un campus que refleje innovación, priorizamos ese ambiente urbano. Facilidad para caminar, naturaleza, servicios – todo se conjunta para crear comunidad”.

Por fuera, el rediseñado campus tendrá una sensibilidad global mientras refleja su especial ambiente del Pacífico Noroeste, donde Microsoft ha plantado raíces profundas por más de 30 años. Una nueva plaza de dos acres creará espacio para que se reúnan hasta 10 mil personas para reuniones de la empresa, lanzamientos de producto, bandas locales, y mercados de agricultores locales. El equipo del proyecto estudió algunas de las plazas públicas más queridas en el mundo, entre las que se encuentran la Plaza de San Marcos en Venecia y el Red Square de la Universidad de Washington en Seattle, para ayudar a dar forma al diseño de la plaza, que estará rodeada por flora endémica, así como ofertas de comida y servicios para los empleados.

Un campo de cricket se unirá a otros nuevos campos para deportes. Y Microsoft continuará con la creación de espacios exteriores conectados de reunión para que los empleados se puedan beneficiar de los impactos positivos que la naturaleza ofrece en cuestiones de productividad y felicidad.

“Cada vez que creamos nuevos espacios, estos crean increíbles experiencias para los empleados”, comentó Rob Towne, director de inmuebles para Puget Sound. "Esto va a ser una renovación realmente a gran escala".

Skip to main content