IA para la Tierra y nuestros océanos


Por: Lucas Joppa, Jefe Científico Ambiental de Microsoft.

Desde que Microsoft lanzó su nuevo programa de AI for Earth en julio de 2017, hemos visto una tremenda respuesta por parte de la comunidad de investigación ambiental y conservación global. El programa fue construido bajo la premisa de que la infraestructura de IA de Microsoft, así como las aplicaciones, pueden transformar la manera en la que el mundo monitorea y responde a la escala cada vez mayor y a la velocidad de los cambios que vemos en nuestro mundo natural. Sin embargo, conseguir esta ambición requerirá remover varias barreras importantes en torno a la adopción en la que muchos individuos y organizaciones que trabajan en estos problemas enfrentan hoy en día.

Hoy, me complace anunciar dos logros importantes para enfrentar estos problemas de acceso.

20 candidatos que realizan investigaciones en 10 países ahora han recibido la primera subvención por parte de AI for Earth. Hemos financiado $235 mil dólares en los recursos de cómputo de Azure para las cuatro áreas de enfoque de nuestro programa AI for Earth, agricultura, agua, biodiversidad y cambio climático. Estos beneficios incluyen universidades, organizaciones no gubernamentales y ramas de investigación del gobierno quienes ahora podrán perseguir su investigación con el poder de la nube y las herramientas de IA de Microsoft.

De manera constante buscamos nuevas propuestas, y el siguiente ciclo para la solicitud de subvención cierra el 15 de octubre. Mientras que estos proyectos maduran, vamos a presentar varias historias por parte de investigadores, sus organizaciones, y las soluciones impulsadas por IA que ya han comenzado a construir.

También anunciamos un nuevo EU Oceans Award, que es una extensión de nuestros programas de subvenciones sobre un tópico en particular muy importante, nuestros océanos. Con el 70 por ciento de cobertura de la superficie terrestre, los océanos juegan un papel muy importante en la salud de nuestro planeta. Ellos generan gran parte del oxígeno que respiramos, proveen comida y sustento a miles de millones de personas en todo el mundo, y brindan soporte a una amplia e increíble variedad de animales, muchas de las cuales aún no han sido descubiertas o descritas. Por desgracia, nuestros océanos han cambiado con una gran cantidad de acidez y contaminación, lo que representa grandes implicaciones para las sociedades en todo el mundo.

Producir soluciones a estos obstáculos es el tema que se discutió dentro de una conversación internacional llevada a cabo de manera reciente en la conferencia ‘Our Ocean’ en Malta. John Frank, Vicepresidente de Asuntos de los Gobiernos de la Unión Europea para Microsoft, dio esa conferencia y anunció el EU Oceans Award de AI for Earth, dedicado a proveer recursos de cómputo de Azure y herramientas de IA a las organizaciones de investigación europeas que se enfrentan a los retos relacionados al océano. Las suscripciones estarán abiertas desde el 6 de octubre y se cerrarán el 15 de diciembre.

Con nuestros cuarteles generales de Microsoft en Seattle, WA y con operaciones en las ciudades costeras en todo el mundo, hemos visto de primera mano el impacto a gran escala del constante cambio de nuestros océanos, así como la manera en la que la tecnología puede ayudarnos a solucionar estos problemas. Por ejemplo, en el Puget Sound, trabajamos con la Universidad de Washington para crear un sistema de almacenamiento basado en la nube para diseñar un modelo para el agua de esta región y después utilizar dicha información para hacer predicciones sobre periodos en los que haya mayor acidez. Este sistema ayudó a los granjeros de ostras locales en Taylor Shellfish a mejorar su pesca de mariscos al monitorear de manera cuidadosa la química de los océanos para prevenir la pérdida repentina de los cultivos de “semillas” causados por la acidez del agua. En asociación con Microsoft Australia, The Yield, un negocio de tecnología para la agricultura, ya utiliza un enfoque basado en el Internet de las Cosas con sensores, cómputo en la nube y aprendizaje automático para el rastreo de salinidad, temperatura y clima que impacta el cultivo de ostras.

La tecnología puede tener un impacto dramático y positivo en las comunidades y economías locales al ayudarlos a mejorar la gestión de los recursos naturales. Estamos emocionados acerca de nuestras nuevas subvenciones por parte de AI for Earth y nuestro nuevos EU Oceans Awards, y buscamos poder expandir el éxito de los muchos proyectos que apoyamos para entender mejor y gestionar muchos ecosistemas terrestres, tanto en la tierra como en el agua.

Skip to main content