Cómo reducir nuestro impacto en el planeta a través de la tecnología


En el Día Mundial del Medio Ambiente es evidente que nuestro planeta está cambiando.

Muchas personas en todo el mundo se plantean cómo crecer y avanzar con menos recursos. El aumento de la población urbana es uno de los principales factores, puesto que se estima que para 2030 casi un 60 % de la población mundial vivirá en ciudades. Este tipo de migración se observa especialmente en Europa, donde se calcula que, para 2050, más del 80 % de la población vivirá en núcleos urbanos.

Necesitamos recursos para respaldar este crecimiento, y solo podremos conseguirlos si cuidamos del planeta. Mediante el aceleramiento del ritmo de la innovación tecnológica y la democratización de los beneficios que ofrece la nube, la gente podrá avanzar y adaptarse mejor a este mundo de recursos limitados.

Durante la revolución industrial no se priorizó la salud de del planeta ni la de sus habitantes, y los costes y beneficios de estas transformaciones se distribuyeron de forma desigual entre comunidades y países. Sin embargo, la revolución que vivimos hoy en día es muy diferente: la «cuarta revolución industrial», como se la ha llamado, ofrece más información y más datos que nunca. Estamos descubriendo nuevas formas de usar la tecnología para reducir los gases de efecto invernadero y gestionar el consumo de recursos de forma que todo esto resulte positivo tanto para la economía como para las comunidades y el medio ambiente.

Construyendo redes energéticas más respetuosas con el medio ambiente

Un aumento de la población implica un crecimiento de la demanda en nuestro sistema de transportes, servicios sanitarios y servicios públicos. Para hacer frente a esto, los gobiernos y ayuntamientos están empezando a adoptar la tecnología «Smart City», que conseguirá que nuestras zonas urbanas sean más seguras, saludables y, en definitiva, que se conviertan en un lugar mejor para vivir. Pero para hacer realidad estos servicios es necesario disponer de una infraestructura básica más fuerte.

El municipio neerlandés de Heerhugowaard se ha asociado con Microsoft, IBM y otras empresas para probar una plataforma de red energética inteligente, el tipo de plataforma que suministrará energía a las ciudades del futuro. En la actualidad, la mayoría de la energía es generada por una sola fuente y se mueve en una sola dirección: hacia los consumidores. Pero esto está a punto de cambiar. En un futuro próximo, las fuentes de energía serán más diversas y esta fluirá en ambas direcciones, desde los consumidores hasta la red. Sin embargo, para hacerlo posible, necesitamos implementar controles inteligentes en nuestros sistemas energéticos.

Gracias al proyecto «Energiekoplopers», 200 hogares de un mismo barrio de Heerhugowaard han sido equipados con fuentes de energía renovables, medidores y termostatos inteligentes. Todos estos hogares están conectados a la plataforma Smart Energy Service Platform (SESP), desarrollada por ICT Group, que funciona con Microsoft Azure. La plataforma SESP combina el Internet de las Cosas (IoT por sus siglas en inglés), el Big Data y tecnología de aprendizaje automático en un solo sistema y ofrece una mejor perspectiva sobre cómo se está usando la energía en el barrio. Esta plataforma también se adapta a la iniciativa paneuropea Universal Smart Energy Framework (USEF), que genera un estándar para los sistemas inteligentes de energía. A través de la SESP, la energía ya no es un intercambio en una sola dirección cuyo origen parte del proveedor, sino que una tecnología como esta permitirá a todos contribuir a un flujo de energía más inteligente y saludable.

El potencial de esta prueba es muy grande. En el futuro, todos los hogares, oficinas, coches, instalaciones industriales y otros servicios de Smart City necesitarán usar una red inteligente flexible Y contribuir a ella para asegurarse de que todo el mundo tiene la energía que necesite, cuando la necesite.

Construir edificios más respetuosos con el medio ambiente

Además de gestionar nuestros recursos a gran escala o a nivel urbano, también debemos asegurarnos de que los grandes edificios puedan funcionar de forma respetuosa con el medio ambiente. Stockrose, una empresa sueca de gestión inmobiliaria que dispone de 250 edificios y 10 000 apartamentos, ha convertido todas sus propiedades en edificios inteligentes y sostenibles. Mediante el hub de Microsoft Azure IoT, una plataforma segura para conectar dispositivos del Internet de las Cosas, Stockrose puede monitorizar el consumo de energía y el uso de agua caliente mediante sensores instalados en cada uno de los hogares. Toda la información se comparte con el permiso de los arrendatarios y en su beneficio. En los edificios Stockrose, los arrendatarios que consumen menos energía pagan menos por su alquiler; se trata de una forma sencilla de motivar a las personas a través de la tecnología para que reduzcan su huella ambiental.

«Sostenibilidad no es solo la palabra de moda», dice Richard Lind, director ejecutivo de Stockrose. «Es una gran promesa, pero también ofrece ventajas para un gran número de personas. Hoy en día, el calor, el agua y la energía de cualquier edificio representan el 34 % de su coste operativo. Desde luego, esto es algo positivo para los dueños, que pueden reducir estos costes».

Vidas más respetuosas con el medio ambiente

Entrando en detalle, y tomando como referencia una habitación individual, hoy en día existe tecnología capaz de mejorar nuestro medio ambiente y calidad de vida. Cada año mueren en torno a 467 000 europeos de forma prematura debido a la contaminación (según la European Environment Agency). A medida que pasamos más tiempo en edificios de oficinas, es esencial para los negocios entender la importancia del aire puro incluso en los espacios cerrados.

En Italia, la empresa de biotecnología U-Earth ha desarrollado unidades independientes de purificación del aire capaces de capturar y destruir los agentes contaminantes. A través de Microsoft Azure, que analiza los datos en tiempo real, U-Earth ha lanzado la iniciativa «Pure Air Zone», que ofrece a las empresas mediciones de la calidad del aire y soluciones de purificación. Su objetivo es concienciar y hacer que las Pure Air Zones se conviertan en la norma, (como pueden ser la conexión Wifi o el agua del grifo), mejorando así la calidad de vida y la salud de todos, habitación por habitación.

Un futuro más respetuoso con el medio ambiente

A medida que la tecnología cambia la forma en que vivimos, continuará teniendo un profundo impacto en la forma en la que tratamos el medio ambiente. Estos son solo algunos de los muchos proyectos que utilizan Azure para gestionar mejor los recursos y mejorar la sostenibilidad. Tal y como demuestran estas iniciativas, la tecnología está dejando de estar en conflicto con nuestro planeta. Como personas, empresas y comunidades, podemos utilizar estas tecnologías para transformar nuestras sociedades; para convertirnos, en definitiva, en ciudadanos de un mundo más respetuoso con el medio ambiente. Este futuro que imaginamos no es solo mejor para el planeta, es mejor para todos.

Skip to main content