Cuando los servicios públicos se suben a la nube, las ciudades evitan apagones y fugas en sus inodoros


wind-turbine-solar-panels

Cuando se avecinan las nubes de tormenta, los servicios públicos ahora se pueden apoyar en los datos en la nube para hacerles saber cuándo se irá la energía y poder enviar cuadrillas de reparación incluso antes de que comiencen a llegar las llamadas de los clientes.

Los medidores modernos rastrean el uso de agua, gas y electricidad con el poder de cómputo de un smartphone e interactúan con una red llena de sensores, lo que permite a los servicios administrar el sistema en tiempo real desde sus oficinas centrales. Esto les brinda la posibilidad de evitar apagones y alertar a los clientes si están por llegar al límite de su presupuesto de electricidad o si su inodoro tiene una fuga.

Itron, cuyos medidores, sensores y servicios han hecho a las ciudades y sus redes más inteligentes alrededor del mundo por casi 40 años, ha comenzado a ayudarles a responder más rápido y de manera más eficiente con nuevos servicios de cómputo basados en la nube. The Liberty Lake, empresa ubicada en Washington, uno de los más grandes proveedores de tecnología y servicios para las industrias de la energía, agua y gas en el mundo, ahora ofrece administrar la recolección de todos esos datos y luego contraerlos, lo que les da a los municipios valiosa información de valor para el mundo actual hambriento de recursos.

“Cuando la gente piensa en Internet de las Cosas, comienzan a hablar de castillos en el aire”, comentó Greg Richards, Vicepresidente de Desarrollo de Operaciones de Itron, que trabaja en la integración del desarrollo de software y las operaciones de TI. “Pero lo que hacemos tiene beneficios tangibles para el mundo”.

El cambio en el modelo de negocios de Itron viene en el cada más prevaleciente crecimiento tanto del cómputo en la nube como del uso de servicios administrados. Gartner espera que la industria del cómputo en la nube llegue a 250 mil millones de dólares para el próximo año cuando supere el crecimiento de cargas de trabajo de cómputo en sitio en un 35% para los siguientes 5 años.

Y Navigant Research estima que el mercado para los servicios administrados para redes inteligentes de servicios llegará a 7 mil millones de dólares a nivel global para 2020, que en la actualidad es de 1.7 mil millones.

“Internet de las Cosas nos ha permitido entregar una plataforma para que Itron ingiera la información de los sensores en tiempo real, a partir de millones de sensores, y exponga y obtenga información de valor a través de esa incorporación de datos”, comentó Charlie Jaquet, estratega de soluciones para la plataforma Azure IoT de Microsoft, que ha trabajado con Itron en su transformación digital. “Esa es la propuesta de valor que ansían los clientes de Itron”.

Itron eligió los servicios de Cortana Intelligence Suite, que incluyen aprendizaje de máquina y Power BI, para ayudarle a hacer lo imposible: Recolecta datos de los sensores de los servicios, los incorpora y transmite, los almacena en un lago de datos, utiliza el aprendizaje de máquina de Azure para entregar información de valor de gran ayuda y luego los presenta de una manera visual y fácil de entender a través del servicio de Power BI. Y la huella global de Microsoft significará que Itron no tiene que construir centros de datos cerca de sus clientes, menciona Jaquet.

Ese poder de cómputo en tiempo real facilitará y hará más fácil para los servicios eliminar sus restricciones históricas y mejorar no sólo su conveniencia, también su seguridad.

Las empresas de gas podrán descubrir de manera más rápida, fugas de metano basados en las lecturas de presión y podrá cerrar de manera automática las tuberías relacionadas. Las empresas de energía pueden comparar los resultados de los sensores con datos del clima para predecir cuándo habrá un corte de energía relacionado con una tormenta, y luego sobreponerlo en un mapa de Bing para deducir que dos sensores pudieran dejar de comunicarse entre ellos debido a la caída de un árbol en una línea de energía específica. En lugar de tener que esperar a que los clientes les llamen cuando la energía falle, ellos podrán ser capaces de estar por delante del problema y tal vez prevenir que alguien salga lastimado al conducir por la línea caída.

Y no sólo la seguridad física está en riesgo.

“En una era donde los hackers ya no son adolescentes en sótanos sino estados y gobiernos hostiles, el hecho de que construyamos estos servicios en Azure da a los clientes una seguridad sin paralelo”, comentó Richards. “No importa qué tan diligentes sean en asegurar sus redes, es probable que no gasten los miles de millones de dólares al año que Microsoft gasta en seguridad, así que hacemos más segura la infraestructura hidráulica y de energía. Eso es poderoso”.

Los servicios también podrán administrar los recursos que brindan.

A nivel global, los proveedores de agua pueden perder un promedio de 30% de su agua purificada debido a infraestructura vieja y a robos. Ahora ellos pueden tener una mejor idea de dónde están las fugas y comenzar a restringir el flujo de su preciada materia prima aún más rápido. Los servicios de electricidad pueden, con el permiso de sus clientes, apagar unidades de aire acondicionado en ciertos vecindarios por unas horas cuando la tensión del sistema en días calurosos pudiera llevar a apagones.

Un proyecto solar de IoT por Itron conservará energía al descentralizar la red de energía y ubicar el intercambio de oferta y demanda de los paneles solares. Un residente con techos compuestos por paneles solares puede vender a un vecino la electricidad no utilizada, por ejemplo, o un negocio que abre de lunes a viernes puede venderla a las residencias que lo rodean en fines de semana, sin tener que enviar de regreso energía extra a la red general.

“En esencia, pierdes energía entre más lejos sea transmitida”, comentó Richards. “Entre más cerca puedas poner de un cliente la generación, más efectiva será”.

La tecnología de Itron también puede ayudar a las empresas de energía a predecir un aumento en el número de autos eléctricos en cierto vecindario, para que puedan estar preparadas para la demanda correspondiente en la red, cuando los vehículos se recarguen durante la noche. Y puede ayudar a los servicios públicos a analizar cambios en la manera en que los hogares utilizan la energía y el agua para poder advertirles cuándo comiencen a fallar los electrodomésticos.

Y por último, manejar mejor la energía y el agua a través de la nube podría ayudar a los presupuestos de todos.

“En el pasado, los servicios públicos debían construir toda esta capacidad y tecnología por su cuenta y luego tener el personal para ser capaces de hacer todo esto y pasar el costo a los usuarios, pero ahora vamos a brindar todo como un servicio y vamos a ayudarles a reducir sus costos”, mencionó Richards. “Todo lo que hacemos a través de la conservación y de entender mejor la utilización, debería resultar en una mayor confiabilidad y en disminuir los costos de la energía y el agua para los consumidores”.


Foto cortesía de Itron.


Skip to main content