La segunda era de plataformas de nube hará ver pequeña a la primera


Por: James Staten, Jefe de Estrategia de Nube y Empresa

¿Cuánta gente en su empresa construyó una aplicación en la nube en 2015? Prepárense para ver crecer ese número de manera importante. Estamos en la segunda era del cómputo en la nube y cada usuario de la misma es bienvenido.

Hace unos días, mi colega y CTO de Microsoft Azure, Mark Russinovich, comentó sobre sus principales tendencias en la nube que ahora vemos reflejadas en el mercado. Una de ellas, el surgimiento de plataformas de aplicación que no requieren habilidades DevOps, tendrá un impacto enorme en el mercado y más importante aún en la agilidad y habilidad de innovación en su empresa.

Si nos remontamos al inicio de la tendencia de la nube, ésta no comenzó con los desarrolladores, ni tampoco con la Infraestructura como Servicio. No. Allá, a principios de los noventa, comenzó con profesionales de negocio que aprovecharon Software como Servicio (SaaS). Para ser franco, casi toda la primera década de la nube fue un esfuerzo de Shadow IT liderado por las líneas de negocio y el empleado promedio que no era de TI que llevó Dropbox, Salesforce, Box.net y muchas otras aplicaciones SaaS a sus empresas. Ellos hicieron esto porque esas herramientas les daban un tiempo más rápido para solucionar, alineadas con sus propias habilidades y entregaban procesos automatizados de negocios y ágiles avances.

Hoy en día, casi cada empresa tiene por lo menos una aplicación SaaS en uso, muchas tienen 30 o más. ¿Quieren saber cuántas tienen? Utilicen la herramienta Cloud App Discovery en nuestra Enterprise Mobility Suite – el número los va a sorprender.

Poco tiempo después de que las aplicaciones SaaS comenzaron a arraigarse, motivaron el deseo de integrar esas aplicaciones SaaS en los procesos de negocio existentes y construir nuevos flujos de trabajo que acoplaban SaaS y no SaaS. Pero esto no era tan sencillo como sólo utilizar SaaS. Requería habilidades en codificación, configuración y seguridad. Y si querían construir una verdadera aplicación nativa en la nube, requerían lo que surgió después, Infraestructura como Servicio. Esto también estaba bastante automatizado, escalable y alineado con las habilidades del usuario – un desarrollador bastante técnico con una mezcla de codificación y habilidades en operaciones de TI o DevOps. A pesar de lo mucho que IaaS ha impulsado nuestras organizaciones, aún se requieren profundas habilidades que han limitado mucho quién puede utilizarlas.

Aquí es donde plataformas de aplicación como Azure App Service y esfuerzos de código abierto como Cloud Foundry entran a escena. Basadas en los principios de IaaS, estas herramientas agregan una capa de abstracción y futura automatización de las mejores prácticas para que un usuario diferente pueda ser productivo en la nube – el codificador tradicional. Como resalta Forrester, los profesionales en DevOps son un pequeño subconjunto de la comunidad de desarrolladores. La mayoría de los desarrolladores prefieren marcos de trabajo y plataformas que relaciones servicios con patrones mayores de aplicación, para hacer que esas aplicaciones sean más fáciles de entregar.*

Las primeras plataformas de aplicación eran diseñadas ya sea sólo para personalizar y extender una sola solución SaaS (como Force.com) o eran diseñadas para impulsar a los codificadores utilizando un solo lenguaje de programación o modelo (como las primeras versiones de Engine Yard y Google App Platform). Pero esos modelos probaron que limitaban mucho y tenían muchos bloqueos por lo que no tomaron impulso. Ahora vemos plataformas de aplicación que soportan múltiples lenguajes, conjuntan colecciones de SaaS y recursos híbridos, se ponen arriba de arquitecturas de contenedor y VM y amplían los tipos de aplicaciones que ustedes pueden construir. Para 2018, Gartner “espera que por lo menos cuatro de cinco proveedores líderes ofrezcan suites completas y multipropósito de servicios PaaS integrados.”** Con herramientas como Microsoft PowerApps, ahora en versión previa, vamos a llevar el desarrollo de aplicaciones incluso a aquellas personas que no codifican. Si tienen habilidades en PowerPoint, pueden construir aplicaciones en PowerApps.

No se necesita ser científico de datos para darse cuenta qué tanto puede crecer la oportunidad de mercado cuando el cliente objetivo sólo necesita saber cómo codificar o crear un archivo PPT para construir una aplicación. Este es el futuro del cómputo den la nube, y ya ha comenzado. Si sus codificadores no se han integrado todavía a Azure App Service, invítenlos a que lo hagan.

Algo que también es esencial para la segunda era del cómputo en la nube es el cambio hacia aplicaciones inteligentes, la incorporación de sensores y el Internet de las Cosas y la información de valor de aprendizaje automático en todos lados. Discutiremos sobre cómo estas tendencias dirigen la segunda ola en posteriores publicaciones.

*Forrester, Azure App Service Helps Developers, Move Smoothly From Web Apps To Modern Apps, June 3, 2015.

**Gartner, Gartner on the State of PaaS: Recent Research, November 9, 2015.

 

Skip to main content