De premios, motivaciones y SIEMPRE agradecimientos


No hace mucho que compartía en LinkedIn una entrada con el título “La alegría del ascenso te durará tres días“. Un interesante artículo sobre las motivaciones y frustraciones en el ámbito laboral y de donde extraigo especialmente esta idea, que si bien no es en absoluto novedosa, continua mereciendo una reflexión: 

“Las verdaderas motivaciones son las intrínsecas, recompensas que nos damos a nosotros mismos del tipo “siento que estoy aprendiendo”; “percibo que formo parte de un grupo exclusivo”; “soy útil en la organización”; o “me siento reconocido”.

Al hilo de la lectura de ese artículo, me he animado a compartir una experiencia personal/profesional muy reciente relacionada con este asunto, y que se me hacia muy presente según avanzaba en su lectura. Aunque por otro lado siempre me surgen dudas al escribir sobre asuntos tan a medio camino entre lo personal y lo profesional. Pero recorriendo este blog a lo largo de sus mas de 140 entradas, me doy cuenta que he transitado siempre por la misma disyuntiva…. ¿Personal? ¿profesional?..  para al final ir contando lo que me ha ido pareciendo en cada momento 🙂

El caso es que en Julio del 2016 tuve el enorme honor de recibir la máxima distinción que cada año otorga Microsoft para distinguir, en sus palabras, a sus:

” tie5a5955_1op performing employees WorldWide. The award represents our compaextny’s ongoing commitment to recognize its finest contributors and reflects the value Microsoft places on its highest achievers. All candidates were nominated as the most significant contributors and the winners have been selected in appreciation of their passion, determination, leadership and contributions toward Microosft’s success,

The Circle of Excellence platinum Club winners are etc.. etc.. …. Spain: Héctor Sánchez Montenegro, National Technology Officer ….etc. etc.

Pasó por mi cabeza la cantidad de grandes profesionales con nombre y apellidos que afortunadamente trabajan alrededor mío en Microsoft España, los cuales podrían haber sido reconocidos igualmente con esta distinción y a nadie hubiera sorprendido. Pero bueno, parece que este era mi momento 🙂

Se le suele dar bastante difusión interna a este reconocimiento por lo que al poco comencé a recibir felicitaciones de mis compañeros tanto de Microsoft España, Microsoft Corporación así como de mis homólogos, los National Technology Officers de países de medio mundo.

¿Factor intrínseco en estado puro? Pues creo que si. Me sentí muy agradecido eimg_5318n primer lugar a una compañía como Microsoft con la que confieso sin rubor sentirme muy comprometido y motivado tras algunos años ya de relación laboral… con premios o sin premios.

Y también agradecido a grandes  compañeros de trabajo, y aquí los incluyo en todas las jerarquías, con los que trabajo, aprendo y colaboro cada día en la mejor armonía posible.

Y es que soy muy consciente que cualquier trabajo que hubiera llamado la atención para hacerme candidato a este reconocimiento, ha sido hecho siempre en colaboración con grandes profesionales y mejores compañeros que afortunadamente abundan en esta casa (y que si leen esto, saben quienes son)

wp_20161003_20_21_44_pro-2Microsoft Corp se vuelca en reconocimientos de todo tipo hacia los premiados de cada país. Tras una “ceremonia” de reconocimiento ante 15,000 personas, en Orlando en esta ocasión, se sucedieron todo tipo de atenciones como cartas de felicitación, un viaje para dos personas en esta ocasión a Roma, fotografías con el Leadership Team del presidente Satya Nadella, recepciones a los premiados (en Villa Medicci) , cenas de gala (inolvidable la de Cinecitta), detalles a cada paso,  etc, etc… y sobre todo, una amabilidad extrema en todo momento alrededor del premiado.

En resumen, relato estos detalles porque, además de querer compartir esta bonita historia que he vivido, entenderéis porque el artículo mencionado de ” La alegría del ascenso te durará tres días”  me hacía recordar esta experiencia reciente como ejemplo de ese factor intrínseco (o motivacional) que mencionaba el artículo.

Este reconocimiento no conlleva ningún premio económico directo. Pero en mi propia experiencia fue sin duda algo más importante y motivante porque, ¿Cuanto dura una “alegría” en términos económicos? ¿Los tres días que menciona el artículo? ¿4? ¿un mes? No se. Seguro que un buen rato. Es sin duda un factor relevante, aunque puramente higiénico.

¿Cuanto dura un factor intrínseco como éste? Pues aun no lo se, porque 8 meses después y aun con el “título” en vigor  ;-), aquí estoy escribiendo sobre ello 🙂 🙂


Comments (0)

Skip to main content