No es un triunfo de Microsoft. Lo es de la LIBERTAD en Internet


Determinados asuntos nos parecen tan evidentes desde la perspectiva de nuestras democracias, que nos resulta sorprendente que en el mundo, digamos digital, las garantías legales o sociales puedan interpretarse de forma diferente.

Y es que aún hay mucho que construir en este sentido. Se suele decir que la legislación va unos pasos por detrás de los avances tecnológicos, lo que por otro lado no podría ser de otra forma, pero lo importante es que asumiendo esa distancia, ayudemos a nuestros legisladores y reguladores a entender y recorrer ese camino con agilidad.

MicrosoftEn esta ocasión el progreso ha venido de la mano de la determinación de Microsoft hacia la protección del derecho fundamental a la privacidad de sus usuarios frente a amenazas de cualquier ámbito, ya fueran tecnológicas, políticas o legales.

Si bien en lo que respecta a Microsoft, los ámbitos tecnológicos y políticos habían tenido éxitos importantes (cifrado global, gestión de claves etc.. o influencia sobre las políticas de los gobiernos), el avance legal que se acaba de producir, resulta transcendental, y por qué no decirlo, tranquilizador para todos (proveedores y usuarios) desde el momento que podremos disminuir muchas recelos y suspicacias que con frecuencia se introducen en las conversaciones entre clientes, usuarios, en los entornos de Cloud Computing etc..

Es este contexto, explicaré con lenguaje llano (quien quiera entender el detalle legal puede hacerlo aquí) que lo que se ha conseguido es que, después de un largo proceso judicial, la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos ha decidido por mayoría:

  1. revertir la negativa de la Corte de Distrito del Distrito Sur de Nueva York a anular la orden (“Warrant”) que obligaba a Microsoft Corporation a entregar el contenido de correos electrónicos almacenados en la República de Irlanda;
  2. anular la orden que declaraba en desacato a Microsoft (Si. Suena feo, o quizá no tanto, pero llevábamos un tiempo en desacato debido a esta negativa); y
  3. modificar la resolución de la Corte de Distrito anulando la orden de entrega de información.

Cuando hablamos de  “defender hasta las últimas consecuencias nuestros compromisos y obligaciones legales” con nuestros clientes, nos referíamos a algo muy parecido a esto.

Esto es una gran victoria para los derechos a la privacidad y protección de datos personales otorgando una mayor certidumbre jurídica para todos los ciudadanos, empresas y autoridades.

No debe quedar ninguna duda de que no se entrsgarán datos a las autoridades (incluyendo las americanas) en tanto no cumplan con los principios y requisitos legales correspondientes, y que al amparo de esta decisión favorable a Microsoft, la totalidad de la Industria tecnológica encuentra allanado el camino en este sentido.


Comments (0)

Skip to main content