Simplificar para ahorrar, el caso de IT


El pasado día 8 de julio, IDC presentó un informe en el que concluían que la complejidad existente en nuestra infraestructura produce un impacto directo en los beneficios de nuestra empresas. Dentro de las conclusiones de la investigación realizada han presentado lo que se denomina el “Índice de Complejidad TI”, una forma de identificar y cuantificar el nivel de complejidad existente en nuestra compañía. Dentro del estudio, las empresas participantes lograron obtener un ahorro anual de cerca de 3.000€ por usuario gracias a sus iniciativas de simplificación.

El índice de complejidad aumenta basado en los parámetros:

  • Uso de proveedores de nube: a mayor número de servicios proporcionados a través de nuestras propias infraestructuras aumenta la complejidad de nuestras soluciones de TI. 
  • Consolidación de aplicaciones: uso de múltiples aplicaciones para servicios similares en lugar del uso de una herramienta unificada a nivel de toda la empresa.
  • Virtualización: bajo porcentaje de cargas de trabajo desplegadas en entornos virtualizados.
  • Uso de sistemas integrados: bajo porcentaje de soluciones de almacenamiento o red proporcionado por sistemas convergentes.
  • Entorno homogéneo en nuestros datacenters: centros de datos con diferentes sistemas operativos y múltiples proveedores de hardware.
  • Entorno homogéneo en dispositivos móviles: uso de múltiples modelos de dispositivos móviles con diferentes sistemas operativos a través de la empresa.
  • Uso de aplicaciones y herramientas modernas: trabajo con herramientas y aplicaciones antiguas no ajustadas a las formas actuales de trabajo.
  • Automatización: bajo o nulo uso de herramientas automatizadas en nuestros entornos de desarrollo, testing o producción.
  • Replicación de la información entre datacenters: empleo de diferentes datacenters con altos niveles de replicación de información entre ellos.
  • Consolidación de los fabricantes: soluciones en uso proporcionadas por múltiples compañías dentro de nuestra infraestructura.

 Microsoft puede ayudarte a reducir este nivel de complejidad directamente a través de nuestros productos:

  • Windows Server 2012 R2 como sistema operativo principal para desplegar tus soluciones de infraestructura por encima.
  • Hyper-V como tecnología de virtualización para aprovechar al máximo tu hardware existente.
  • System Center 2012 R2 como sistema de gestión de la infraestructura que cubre todo el rango: desde el hipervisor hasta la gestión de incidencias y soporte.
  • Microsoft Azure como proovedor de soluciones en la nube.
  • Windows 8.1, un sistema moderno para las necesidades actuales en el mundo laboral.
  • Windows Phone 8.1 como plataforma de telefonía móvil.
  • Windows Intune como plataforma de gestión de tus dispositivos.

Pocas empresas pueden proporcionar un amplio tan rango de servicios integrados entre sí. Si quieres aprender todo lo que Microsoft puede ofrecerte entra en Microsoft Virtual Academy y descubre todos los cursos disponibles de forma gratuita.

Un saludo!

José Ángel Fernández (@jangelfdez)

IT Pro Evangelist

Comments (3)

  1. Franco says:

    le comparto muy bien

  2. Nuñez Adalberto Hernan says:

    Abrazos desde argentina...

Skip to main content